BIENVENIDOS AL MARAVILLOSO MUNDO DEL AMOR CRUEL

“El amor, cuanto estropicio por sólo un poco de dicha…”, decía el poeta.

Si sabemos ya más que de sobra que el amor es cruel, efímero y fugaz. Que la magia del primer amor consiste en nuestra ignorancia de que un día pueda tener fin. Que el segundo y sucesivos amores tienen fecha de caducidad nada más empezar. Que el amor da intensas y placenteras alegrías pero que duran muy poco. Y que cuando se acaba duele más que una puñalada en el corazón, ¿entonces por qué nos empeñamos en volver a tropezar una y otra vez sobre la misma piedra? ¿Por qué juramos amor eterno al principio, si luego ya sabemos que dura sólo dos o tres meses? ¿No es una locura pensar que alguien te pueda amar precisamente a ti, más a que su propia vida? ¿La medida del amor es amar sin medida? ¿Vale la pena enamorarse, ser feliz un tiempo breve y luego pasar toda clase de depresiones, penurias y comeduras de tarro solo por un ratito de amor, felicidad y pasión?
Pues si algo he aprendido en esta vida de amor y desamor cruel es que la respuesta es rotundamente sí, siempre vale la pena. Creo firmemente que cualquier experiencia amorosa nutre el cuerpo y el alma, te acerca al éxtasis de los sentidos, enriquece tus pensamientos y te ayuda a madurar y a ser mejor persona.

Maravilloso_amor_cruel


Parece como si este amor cruel fuera una macabra jugada del destino ante la cual no puedes hacer nada cuando te sobreviene, ¿verdad?. Simplemente ¡ZAS! ¿Por qué se me vendrá encima todo el amor de golpe? ¡ZAS! ¡Has caído en las redes de Cupido! ¡ZAS! ¡La inyección del amor cruel! Y ya no puedes escapar.

Inyeccion_del_amor_cruel


Cuando Cupido te inyecta su dosis intravenosa de amor cruel, experimentas un auténtico colocón de amor. Esto funciona así: de repente, hay una persona que empieza a gustarte cada día más y más de forma exponencial, y no sabes por qué, no entiendes qué tiene de especial esa persona, pero sientes que te gusta y que te apasiona todo su ser, empezando desde el físico y terminando por su psíquico. Te gusta todo lo que hace, cómo se ríe, cómo se comporta, lo que come o bebe, su música, su ropa, ¡todo! Y sientes que con sus besos todo cobra sentido, aunque el primer beso no se dé con la boca, sino con los ojos. Sientes que cuando hacéis el amor, encajáis perfectamente como dos piezas de un complicado puzzle. ¡Todo te gusta! Porque es como si supieras desde siempre que tu corazón estuviera predestinado a ser fulminado por los rayos y centellas del amor cruel e inevitable que esa persona ejerce sobre ti.

Colocon_de_amor


¡Pero qué loco, caprichoso y cruel es este amor! El muy osado llega un día a tu vida, así sin esperarlo, y sin haber sido invitado, y se mete en tu mente y en tu cuerpo sin pedir permiso. Es un cruel okupa de la pasión que se instala by the face en tu corazón. Se encarga de generar borbotones de endorfinas que corren a sus anchas por tu columna vertebral hasta la nuca en forma de cosquilleos placenteros, tienes una sensación de colocón permanente sin haber bebido alcohol (en realidad estás ebrio de amor), una enorme sonrisa tontorrona inunda tu cara, estás más feliz de lo normal y no sabes por qué, piensas una vez sí y otra también en esa personita que te tiene cruelmente enganchado, y sientes que la vida es maravillosa. ¡Eso es amor!


En definitiva, el amor cruel te ha hipnotizado y te has vuelto totalmente gilipollas. No es correcto decir que uno se enamora como un loco, sino que se enamora como un tonto. Amor idiota. Maravilloso amor, sin duda, pero bastante estúpido. Y lo peor es que todo el mundo se ha dado cuenta de ello menos tú, que vives en esa nube tonta del wonderful love, flotando, riendo y gozando, ajeno a todo. Pues aprovecha y disfruta del colocón de amor porque el día más inesperado te caerás de la nube y te darás el batacazo padre.


Y efectivamente, un día notas unos ruidos y explosiones dentro de tu caja torácica: ¡CRASHH! ¡CRUNCH! ¡PLOFF! Y un dolor intenso de alma:

– “¡Argghh! ¡Me muerooo! ¡Por favor que alguien llame a la policía, a los bomberos, al 112 y al Samur!”
Entonces el médico te examina, te ausculta y te da su diagnóstico: “Sin duda alguna tiene usted una explosión del ventrículo izquierdo del corazón, un desprendimiento de la aurícula derecha, una rotura de la aorta y el consiguiente desangramiento drástico de todos los tejidos circundantes. En definitiva, su corazón ha explotado en mil pedazos. Oiga, ¿no le habrá dejado su pareja?”
– “Es usted muy astuto doctor, ¿y dígame esto tiene cura? Quizás podría unir los cachitos con SuperGlue…”
– “Sí, todo en esta vida tiene cura, excepto Hacienda y la muerte. Póngase Tiritas pa este Corazón Partío, una cucharadita diaria de Jarabe del Olvido, y una Pastilla diaria de Tiempo Sánalo Todo.”

Explosion_de_corazonTiritas_pa_este_corazon_partio


Y entonces, yo me pregunto: ¿Qué pasa cuándo se acaba el amor? ¿Cómo se sobrelleva esta fase de dolor de alma? ¿Qué sucede cuando tú sigues enamorado pero la otra persona ya no lo está de ti? ¿Qué pasa cuando te sobreviene el más profundo, violento y desgarrador desamor cruel?


Pues pasa que si has llegado hasta aquí, entonces ¡ESTAS JODIDO! Hagas lo que hagas no podrás encontrar solución porque la otra persona ya ha decidido apartarte para siempre de su vida. Una historia de amor es cosa de dos, no vale que uno quiera mucho y la otra persona solo un poquito. Por eso el amor es cruel. No hay medias tintas. O todo o nada. El amor es como la guerra, fácil de empezar, difícil de parar y al final alguien siempre sale herido. No existe amor en paz, siempre viene acompañado de agonías, éxtasis, alegrías intensas y tristezas profundas.
Si tu pareja te abandona, no podrás parar de pensar y de hacerte todo tipo de preguntas estúpidas, como por ejemplo: ¿Por qué? ¿Qué he hecho mal? ¿Por qué ahora ya no me quiere y antes sí? ¿Qué es lo que ha cambiado con respecto al antes y al ahora? ¿Se puede arreglar? ¿Me voy a morir de desamor cruel? ¿Esta sensación angustiante dura toda la vida? ¿Por qué antes cuando amaba estaba tan vivo y ahora siento que me estoy muriendo lentamente?

Desamor_cruel


Desgraciadamente, más allá de las tiritas pa este corazón partío, aun no se conoce una cura rápida y eficaz contra el desamor cruel. Hoy en día, la ciencia moderna aun no ha sido capaz de encontrar un alivio para los dolores de alma. Cada persona es un mundo y reacciona de una manera diferente. Unos sanan antes y otros después, pero al final el tiempo lo cura todo. Tiempo al tiempo, ya se sabe, el tiempo es relativo para cada persona. El periodo de curación pueden ser dos semanas, dos meses o dos años, según los casos. Pero afortunadamente sí que contamos con la siempre eficaz y reparadora sabiduría de la milenaria medicina china, que en estos casos nos da una solución infalible:

“Si tienes un problema y tiene solución, ¿de qué te preocupas?
Y si tienes un problema y no tiene solución, ¿de qué te preocupas?”.

calle_del_amor


Pues eso, non ti preocupare. La vida es un paseo por calles de amor desconocidas y sinuosas en las que el amor cruel siempre estará acechando a la vuelta de la esquina en forma de inevitable tentación. A veces te irás con él de la mano. Y cuando vuestro paseo se acabe, os soltaréis de la mano, y entonces el desamor cruel te estará esperando agazapado en la siguiente esquina para saltar sobre ti. Pero mientras camines por las calles de tu vida, de esquina en esquina, disfruta del placer de vivir esta maravillosa vida única e irrepetible: ama y déjate amar. Seduce y déjate seducir. Goza del sexo tanto como hagas disfrutar a tus amantes. Y no tengas miedo de empezar algo bonito con alguien que sienta lo mismo por ti. Porque temer al amor es temer a la vida, y los que temen a la vida no viven, están medio muertos. Pero tú, recuérdalo siempre, estás demasiado vivo como para tener miedo a nada. Así que estate tranquilo porque el amor aborrece todo lo que no es amor.


By Jesús Navarro Tordesillas

Facebook  LinkedIn  Twitter  Google+  CVGRAM

UN AVIÓN LLAMADO DESEO

Marcelino es un chico de 32 años que se acaba de acomodar en su asiento del avión que le llevará desde Madrid a Miami, en donde tiene la boda de un amigo de la infancia. Marcelino no es lo que se dice un conquistador. Vivió su adolescencia a la sombra de su mejor amigo que era el que ligaba siempre con las chicas. Mientras que él lo intentaba una y otra vez sin éxito. Era el típico Osito Teddy de las chicas, que siempre se acercaban a él para contarle sus preocupaciones o para llorar en su hombro. Pero nunca interesadas en enrollarse con él. En definitiva, Marcelino es un buenazo y un pagafantas.

(más…)

LA DISCOTECA: EL MEJOR LABORATORIO CIENTÍFICO DEL AMOR

Es sábado noche, así que Pepe, Juan y Carlos van a la discoteca. Y también Eva, Lola y Raquel. Entre ellos no se conocen. Y todos tienen en común que son jóvenes y físicamente atractivos, excepto Carlos que es un poco feo. No se imaginan que hoy nos van a dar una auténtica clase de biología genética en este laboratorio científico del amor (más…)

¿ERES UN MAESTRO DE LA SEDUCCIÓN?

Estimados lectores, hoy me dirijo a vosotros: el género masculino. Permitidme deciros que sois el sexo débil. Perdonadme pero así es. No sois más que sufridos y denostados hombrecillos que vagáis con la cabeza baja por un mundo de déspotas y malvadas mujeres que mandan en el terreno sentimental y sexual, que deciden a su antojo cuándo y con qué chico se van a ir a la cama, sin que vosotros podáis hacer nada al respecto. ¡Y no maldigáis al maldito Amor Cruel! Esta vez la culpa no es suya, sino vuestra por no saber cómo hacer para que una mujer caiga rendida en vuestros brazos. (más…)

ATRACCIÓN SEXUAL NO RESUELTA


EN LA CABEZA

Cuando un hombre y una mujer sienten una atracción sexual mutua e irrefrenable, es muy interesante analizar lo que hay en la cabeza de cada uno de ellos, cómo piensa un cerebro masculino en esa situación y cómo lo hace uno femenino. Son tan diferentes sus comportamientos y actitudes, que es casi un milagro biológico que al final acaben juntos en la cama. He aquí la increíble historia de Alejandro e Isabel. Y he aquí la anatomía de sus pensamientos ante cada situación acaecida. (más…)